Sombrerazos: "Morelos: Prostitución de las Candidaturas Independientes" - ADN Morelos
Inicio » Columnas » Sombrerazos: “Morelos: Prostitución de las Candidaturas Independientes”
Sombrerazos: "Morelos: Prostitución de las Candidaturas Independientes"
Sombrerazos: "Morelos: Prostitución de las Candidaturas Independientes"

Sombrerazos: “Morelos: Prostitución de las Candidaturas Independientes”

Sombrerazos

Domitilo Evangelista Díaz

Morelos: Prostitución de las Candidaturas Independientes

Gracias a la reforma de carácter electoral del 10 de febrero del 2014 surgieron en nuestro país las llamadas candidaturas independientes.

Por esta vía, lograron en el país el triunfo seis candidatos en el pasado proceso electoral del 2015, siendo la más significativa, la gubernatura de Nuevo León obtenida por Jorge Rodríguez Calderón “El Bronco”. En Jalisco ganó una diputación local Pedro Kumamoto, mientras que en Sinaloa logró una diputación federal, Manuel Clouthier Carrillo; además tres candidatos independientes ganaron presidencias municipales, una de ellas Morelia, capital de Michoacán.

Con esto, los partidos políticos dejaron de ser la única vía para acceder a espacios de representación popular, lo cual abría la posibilidad para que personas desligadas del poder, cuotas e intereses de los partidos políticos o partidocracia, pudieran darle una orientación digamos más ciudadana, a la toma de decisiones.

Sin embargo, lo anterior no ha ocurrido. Por lo menos en Morelos, en el actual proceso electoral las candidaturas independientes se han convertido en una extensión de la partidocracia. Para ello, basta citar tres ejemplos: el director de Jardines de México, Daniel Altafi Valladares; la ex presidenta del Tribunal Superior de Justicia, Nadia Luz María Lara Chávez y el ex de muchas cosas, José Luis Uriostegui Salgado.

Estos tres aspirantes confirman que las candidaturas independientes se han prostituido en nuestro estado, pues ninguno es ajeno al juego, intereses y cuotas de los partidos políticos y espacios de poder (Prostituir: Inducir a hacer un uso deshonroso de un cargo, autoridad, etc., generalmente para obtener dinero u otro beneficio. Fuente: RAE).

Daniel Altafi es director de Jardines de México, fue cercano colaborador del ex gobernador Marco Adame y aspira a una diputación federal. Para lograr su objetivo, ocupa la estructura y alcances de la empresa que preside, que si bien es privada, ha tenido un papel enteramente político con la actual administración estatal y ha sido un gran negocio para personas vinculadas estrechamente al grupo que gobierna actualmente el estado.

La frontera entre lo privado y lo público se perdió sin pudor en gran parte del sexenio entre Jardines de México y el actual gobierno del estado, fusionándose en extremo ya sea para la realización de conciertos a sobre precio, para la promoción de los “jardines florales más grandes del mundo” o bien, para que integrantes de la Visión Morelos fueran anfitriones de eventos políticos, como la reunión de la Conago, el concierto Beca Salario, visitas presidenciales, el destape de Aurelio Nuño, entre otras actividades.

¿Qué “independencia” puede tener el director de esta empresa altamente favorecida por el actual gobierno estatal? Exacto, ninguna.

A la magistrada Nadia Luz María Lara Chávez, le han “suplicado” busque la gubernatura del estado. Vale recordar que como presidenta del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) puso al poder Judicial a disposición y entera voluntad del titular del actual Ejecutivo estatal. Y ahora, tristemente, ha hecho pública su intención de la forma en que lo hacía el PRI más rancio del siglo pasado: será candidata “porque así se lo piden las bases”, en su caso, grupos de abogados afines y los integrantes de la asociación civil “Una LUZ para Morelos”, donde desde el propio nombre se mata la espontaneidad (¿Qué enemigo la asesora?).

Tan es parte de los intereses partidistas, que Nadia Luz logró apenas un par de meses antes de dejar la presidencia del TSJ, colocar a su pareja Jorge Arturo Olivares Brito como presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Morelos, gracias al cabildeo e intercambio de favores que realizó en pasillos de Palacio de Gobierno y con diferentes partidos políticos representados en el Legislativo estatal (varios de los cuales, hoy también ocupan espacio en la nómina de la Comisión).

Finalmente, de José Luis Uriostegui queda poco que decir para confirmar que es “menos de lo mismo” en la clase política estatal: ha trabajado para gobiernos del PRI y del PAN, y ha sido candidato del PRD, del PT y de Movimiento Ciudadano. Hasta ahora ha sido un buen dirigente gremial de abogados, discretísimo burócrata y pésimo candidato (pierde todas). Para el actual proceso electoral anunció que contendería por la vía independiente a la presidencia municipal de Cuernavaca tras intentar sin éxito una candidatura por Movimiento Ciudadano y por Morena.

Por lo anterior, vale la pregunta, ¿cuántos votarán por alguna de estas tres ofertas “independientes”? Si la respuesta es que pocos, sin duda tanto Altafi como Nadia Luz María y Uriostegui han cumplido bien con su papel de desprestigiar y mermar la credibilidad de la figura de candidatos independientes.

Comentarios