Primera Fila: Call Me By Your Name - ADN Morelos
Inicio » Columnas » Primera Fila: Call Me By Your Name
call me by your name

Primera Fila: Call Me By Your Name

Primera Fila
Call Me By Your Name
Por Paulina Nava
@paulypockett

Basada en la novela homónima de André Aciman cuya publicación fue en 2007, “Call Me By Your Name” es dirigida por el director Italiano Luca Guadagnino de quien pronto veremos una versión que realizó de la icónica “Suspiria” con Dakota Johnson (de la trilogía de Cincuenta Sombras) y la ganadora del Oscar Tilda Swinton; con ambas trabajó en “A Bigger Splash” la cual no llegó a nuestros cines pero se puede buscar streaming o Blu ray. De hecho, con Call Me By Your Name es la primera vez que nos llega distribución de una de sus obras. ¿Qué se puede decir de novedoso de este film? Ya se sabe mucho, lo único que resta es verlo, es hermoso. Juro que estuve a punto de dejar la frase anterior para que fuera toda la recomendación pero dos cosas me motivan a seguir escribiendo: 1) Los comentarios homofóbicos que he visto en la red y 2) que un amigo recién vio la película, le gustó por la historia, el paisaje, por el genero pero ¿cuál es el genero? ¿LGBT? o ¿romance?

Nominada a cuatro premios Oscar, fue escrita por el veterano James Ivory (Lo que queda del día, 1993) cuenta el relato de Elio Perlman (Timothée Chalamet), un joven de 17 años que pasa el cálido y soleado verano de 1983 en la casa de campo de sus padres en el norte de Italia. Se pasa el tiempo holgazaneando, escuchando música, leyendo libros y nadando hasta que un día el nuevo ayudante americano de su padre llega a la gran villa. Oliver (Armie Hammer) es encantador y, como Elio, tiene raíces judías; también es joven, seguro de sí mismo y atractivo. Al principio Elio se muestra algo frío y distante hacia el joven, pero pronto ambos empiezan a salir juntos de excursión y, conforme el verano avanza, la atracción mutua de la pareja se hace más intensa.

Call Me By Your Name es cálida, la fotografía a cargo de Sayombhu Mukdeeprom es cercana, se vuelve aún más hermosa ante el paisaje ochentero de Italia y, gracias a la estética en el diseño de producción, posee una elegancia de ensueño que apetece estar viviendo la vida de los protagonistas mientras se escucha canciones de The Psychedelic Furs como Love My Way o imaginar que composiciones – ponen la piel chinita – como Mystery of Love de Sufjan Stevens son el soundtrack de nuestra vida.

Luca Guadagnino sacó provecho de todos su actores. Un reconocimiento a Michael Stuhlbarg como Mr. Perlman, papá de Elio – participa en otra gran cinta del año “The Shape of Water” – que con su platica paternal rumbo al final es una ternura.

Pero la historia es Oliver y Elio; Luca aprovecha la seducción natural de Armie Hammer (el actor que resaltó con “The Social Network”), su voz y talento no muy explotado para proyectar a Oliver; así como el temprano histrionismo de Timothée Chalamet como Elio – quien también aparece en otra nominada al Oscar, Lady Bird; actualmente es objeto del deseo adolescente; y mostró un lado falso ante la caza de brujas que Woody Allen trae encima recientemente (el actor participará, si se llega a estrenar, en la siguiente película del Neoyorquino) – posee personalidad, encanto y adolece como un chico de 17 años.

Ahora bien, como ya se sabe, se trata de un romance veraniego entre dos hombres, para uno significa liberación sexual y de preferencias; para otro es el primer gran amor, ese que siempre nos acompañará para disfrutar y mejorar con el que se volverá eterno. Tanto el deseo de uno y del otro es algo con el que fácilmente se puede relacionar, y se puede ser gay, lesbiana o heterosexual – bajito, alto, moreno, negro, asiático, latino, etc. – pero el amor es amor, y todos lo debemos de ver como una anécdota más de dos personas que se enamoran.

Ojala muchos hubiéramos tenido esa experiencia de acuerdo a nuestros gustos pero bueno, para eso tenemos el séptimo arte, para soñar, trasladarnos e identificarnos.

Comentarios