in

MIRADA INTERIOR

EN PUERTA: PRIVATIZACIÓN DEL AGUA

Por: Isaías Alanís

El noventa y cinco por ciento
del cuerpo humano es agua
y yo voy a licuarme por completo,
si estas presente,
se me hace agua la boca.
si estas ausente,
los ojos también se me hacen agua.

MARCO ANTONIO MONTES DE OCA

Y como corolario a las reservas estructurales, la senil administración de EPN, cierra a todo tren con la privatización soterrada de los recursos hídricos de México. “Investigadores de la Universidad Autónoma Metropolitana consultados por SinEmbargo coincidieron en que el sistema de vedas es un importante mecanismo de protección para las cuencas y al ser levantadas se vulnera al vital líquido a la privatización a través de las concesiones, y afirmaron, no se toma en cuenta el derecho humano al agua, establecido en el Artículo Cuarto de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, por lo que es una grave violación contra la Carta Magna, que tiene un fuerte tufo al despojo”.
En una nación pluriétnica la mayoría de estas cuencas se ubican en territorios de los pueblos originarios. “En el marco del Día Mundial del Medio Ambiente el pasado 5 de junio, Peña Nieto anunció la firma de diez decretos que modificaron un estatus de veda que existía sobre 300 cuencas hidrológicas de las 756 que existen en el país. En ese 40 por ciento de las cuencas escurre 55 por ciento de las aguas superficiales del país”. Al modificar el estatus de veda, se elimina la “prohibición que había para la entrega de permisos de extracción de agua”. (SINEMBARGO).

Los decretos tienen doble letra chiquita y negras intenciones. No se trata como lo cantan los jilgueros oficiales de preservar las reservas acuíferas y los mantos de agua de la nación, en el fondo, abren el abanico, no solo a la privatización del agua que se ha convertido en un gran negocio para compañías como Nestlé, sino a cerrar las posibilidades a que el agua sea patrimonio natural de los mexicanos.

Lo que en buen castellano, se lee como qué los decretos no sólo favorecerán la “preservación de las fuentes de agua”, el doble o triple juego de esta medida son sus efectos colaterales para la nación, ya que con estos decretos, “en lugar de promover la protección de las aguas nacionales, como intentaron justificar el presidente Peña Nieto y el representante de World Wildlife Fund, los diez decretos que levantan la veda sobre estas cuencas de agua, abren la puerta para que 55 por ciento del vital líquido se utilice para fines lucrativos, ya sea privatizando directamente el manejo del agua en organismos operadores empresariales municipales o entregando concesiones de agua para las distintas empresas extractivas del país, como son minería, hidrocarburos, turística, o inmobiliaria”. (SIN EMBARGO).

Miembros de la coalición “Agua para todos”, conformada por organizaciones comunitarias de gestión, pueblos originarios, investigadores comprometidos y miembros distinguidos de la sociedad civil y ambientalistas de todo el país. Se acerca, en plena campaña electoral, una medida drástica que pondrá en riesgo a la propia Comisión Nacional del Agua, y una ola de privatizaciones en el sector del agua en zonas urbanas es casi un hecho. Lo intentó siendo gobernador de la Cdmex, Miguel Mancera, el opaco gobernante capitalino.

Agua para Todos “estimó que los decretos de levantamiento de veda podrían poner en riesgo hasta 50 mil concesiones sin título actualizado o vigente de comunidades indígenas o núcleos agrarios, quienes tenían las dotaciones del líquido por decreto presidencial, pero esta figura cambió en la ley de Aguas Nacionales y no las renovaron”. ¿Es un golpe a los pueblos tomando como pretexto la preservación de las fuentes hídricas? La pregunta es para quiénes están destinados estos recursos que le pertenecen a la nación y a los mexicanos de ahora y del futuro.

Y como lo señala el periodista Rubén Martin en su articulo publicado por SIN EMBARGO, de donde tomamos gran parte de esta información,
“visto en conjunto, estos decretos de levantamiento de veda de utilización de aguas en 300 de las 756 cuencas que existen en el país, significan la “joya de la corona” de las reformas estructurales de Peña Nieto, pues implican dirigir el principal recurso y bien común de los mexicanos no a la satisfacción para la reproducción de la vida, sino para alimentar las distintas dinámicas de acumulación de capital que predominan ahora en México. Desde ahora podemos vaticinar el fracaso de esta política estatal y la defensa de pueblos, comunidades y barrios de sus recursos”.
Con esta decisión presidencial, se pone a México de frente a un enfrentamiento entre el estado y las comunidades que se verán afectadas por estos decretos que dejan a las comunidades, ejidos, pueblos en la indefensión total ante las grandes empresas transnacionales que no se van a tentar el corazón si así conviene a sus intereses al quitarles el vital liquido, como está demostrado en varias entidades federativas, donde los pueblos se han levantado por la defensa del agua; o por la realización de trasvases de agua de una cuenca a otra afectando a la población y a los recursos hídricos, beneficiando a empresas, que contaminan la tierra, y los casos de contaminación de cuerpos de agua en México es escandalosa y nadie la detiene a costa de las millonarias ganancias de empresarios extranjeros, que les vale madre el futuro de los mexicanos, y la salud del agua como fuente de vida. ¿Cuántos ríos sanos tiene México y de dónde saldrá agua para el campo?

DE REOJO
Los desesperados sesores de Ricardo Anaya, no saben que hacer y le han soltado los perros pequinés a EPN y Meade. Lo extraño que el propio Anaya cada vez que quiere salir exonerado de una mentira, las evidencias lo hunden, como el voto a favor del gasolinazo, o alterado la portada de una revista, o valerse de mentiras para atacar a sus contrincantes. El Pinocho panista, no da una y en la recta final, en pleno mundial de soccer. ToLas mentiras lo han desmoronado.