in

Padres dejan morir a su bebé en pésimas condiciones

El juicio contra contra Zachary Koehn y Cheyanne Harris ha iniciado. Estos sujetos son acusados del homicidio de su bebé de cuatro meses. Durante este proceso se han dado a conocer detalles escalofriantes del delito.

El lunes 29 de octubre, en una corte del condado de Henry, en Iowa, comenzó el juicio contra Zachary Koehn, un hombre de 29 años, a quien se le responsabiliza por la muerte del menor.

El pequeño Sterling Koehn, falleció el año pasado por deshidratación y desnutrición, además la tela de su pañal -que no le habían cambiado en semanas- estaba infestada de gusanos.

De acuerdo con el médico forense, Dennis Klein, el bebé estaba con mantas empapadas de orina y ropa manchada de heces. El cuerpo se encontraba en un asiento tipo columpio, así lo dio a conocer a través de unas fotografías que presentó ante la Corte.

Asimismo explicó que había gusanos que anidaron en la tela del pañal, por lo que concluyó que el menor llevaba semanas sin que le cambiaran el pañal.

Para él hay tres causas claras tras la muerte del bebé: la deshidratación, la desnutrición y la dermatitis severa que derivó en heridas en la piel.

Por su parte, Zachary y Cheyanne, explicaron a la trabajadora social que Sheila Schroeder que el bebé falleció por muerte súbita.

En el juicio también rindió su testimonio el oficial John Turbett, a quien Zachary le confesó que nunca cambió el pañal de su bebé y que la última vez que le dieron de comer había sido semanas antes.

Las autoridades confirmaron que la pareja tienen otra hija de dos años, que fue llevada a un hogar provisional donde permanecerá hasta que los hechos se aclaren.

Finalmente amigos de la pareja comentaron que si bien sabían de la existencia de la hija mayor, desconocían que tuvieran un bebé recién nacido pues nunca lo mencionaron.

Con información de Univisión