in

Clérigo ruso presume de ostentosos artículos de diseñador en redes sociales.

Moscú Rusia

En la actualidad cualquier persona, que trabaje duro puede conseguir lo que quiera, hablando de términos materiales, ya que nunca esta de más darse un lujito de vez en cuando, sin importar el trabajo que desempeñes; claro siempre y cuando no tengas un puesto público u seas un tipo de figura pública de una comunidad.

Puesto ultimo fue lo que le paso a un sacerdote en Rusia identificado como “Viacheslav Baskákov”, quien hacia uso de las redes sociales para presumir bolsas, maletas y calzado de las más costosas marcas de diseñador como: Louis Vouitton y Gucci, entre muchas más.

Su peculiar estilo de vida se hizo viral, cuando un usuario del portal Pikabu compartió fotografías del clérigo para encasillar su extravagante vida.

desde el momento en que las imágenes estaban siendo compartidas masivamente, el sacerdote opto por eliminar su perfil de Instagram, y limitó el acceso a sus otras redes sociales. Por su parte la diócesis de Tver, alego únicamente que: “Las fotos son de mal gusto” , prometiendo que el caso del cura será estudiado por una comisión disciplinaria.

Después de haber desatada un gran escándalo en aquella región de Rusia, Baskákov, escribió una carta , en donde alega su profundo remordimiento, esta misma fue publicada dentro de un portal ortodoxo ruso. El cura emitió una serie de disculpas, alegando que varios de esos productos no si quiera eran de él, solo tomo las fotos dentro de las tiendas de lujo.

“Sí, esas son fotos mías, sacadas hace un año o un poco más. Pero no todas las cosas me pertenecen, la mayoría –especialmente las chanclas y la maleta grande– son fotos que hice dentro de una tienda. Ningún sacerdote puede permitirse comprarlas. Y no hay necesidad”, escribió.

“Ahora veo que esas fotos son estúpidas, infantiles, incluso pecaminosas. En aquellos días (…) intentaba ser una persona abierta”, señaló.

Según el sacerdote, sus ‘zapatos de Gucci’ son en realidad unos zapatos sencillos con unas hebillas que cosió él mismo para hacerlos parecer más ‘alegres’. Asimismo, confesó que padece de una neuralgia del trigémino y que gran parte del dinero que tiene se lo tiene que gastar en medicinas.