in

Científicos logran retroceder el tiempo

Aunque parezca una película de ciencia ficción, científicos rusos lograron retroceder el tiempo.

En un experimento de laboratorio, unos científicos retrocedieron una fracción de segundo el estado de una computadora cuántica.

El estudio fue publicado en la revista científica Scientific Reports, donde también se explica que este experimento permitió la probabilidad de que un electrón en el espacio interestelar vacío regrese espontáneamente a su pasado reciente.

Gordey Lesovik, autor principal del estudio,  explicó que con este experimento es posible violar le segunda Ley de la termodinámica, que está estrechamente relacionada con la noción de la flecha del tiempo que postula la dirección del tiempo en sentido único desde el pasado al futuro.

Los físicos cuánticos de MIPT decidieron verificar si el tiempo podía revertirse espontáneamente al menos para una partícula individual y una pequeña fracción de segundo. Examinaron un electrón solitario en el espacio interestelar vacío.

«Supongamos que el electrón está localizado cuando comencemos a observarlo. Esto significa que estamos bastante seguros de su posición en el espacio. Las leyes de la mecánica cuántica nos impiden conocerlo con absoluta precisión, pero podemos delinear una pequeña región donde el electrón está localizado “, aseguró el coautor del estudio, Andrey Lebedev de MIPT y ETH Zurich.

Es decir, el sistema tiende a volverse más caótico. La incertidumbre de la posición del electrón está creciendo. Esto es análogo al creciente desorden en un sistema a gran escala, como una mesa de billar, debido a la segunda ley de la termodinámica.

Aunque este fenómeno no se observa en la naturaleza, en teoría podría ocurrir debido a una fluctuación aleatoria en el fondo cósmico de microondas que impregna el universo.

El experimento constó de cuatro etapas:

  1. Orden
  2. Degradación
  3. Inversión del tiempo
  4. Regeneración

Los investigadores encontraron que, en el 85 por ciento de los casos, la computadora cuántica de dos qubits volvió a su estado inicial. Cuando se involucraron tres qubits, ocurrieron más errores, lo que resultó en una tasa de éxito de aproximadamente 50 por ciento. Según los autores, estos errores se deben a imperfecciones en la computadora cuántica real. A medida que se diseñan dispositivos más sofisticados, se espera que la tasa de error disminuya.