in

Foto de niña migrante hondureña fue la ganadora del World Press Photo 2019

Hace unos días se entregaron los premios “World Press Photo 2019” y el ganador a mejor fotografía del año fue John Moore con su imagen de una niña migrante de nacionalidad hondureña que lloraba por la detención de sus padres por parte de la policía migratoria en la frontera entre México y Estados Unidos.

El jurado de la 62 edición del premio eligió la imagen como “la foto de prensa mundial del año” y destacó que haya representado una protesta pública por la polémica práctica, propuesta por el Gobierno de Estados Unidos, de separar a los niños migrantes de sus familias.

Nadie estuvo exento a sufrir la detención y separación, ni siquiera la niña Yanela Rodríguez, quien es la protagonista de la foto.

View this post on Instagram

A Honduran asylum seeker, 2, and her mother are taken into custody by federal agents near the US-Mexico border. They had just crossed the Rio Grande from Mexico and were to be transported to a US Customs and Border Protection processing center. The Trump administration’s “zero tolerance” policy for undocumented immigrants calls for the separation of parents and children while their cases for political asylum are adjudicated, a process that can take months – or years. As a father myself, this photograph was especially difficult for me to take. It is one from a series i took while on a ride-along with the Border Patrol in Texas’ Río Grande Valley. #gettyimages #undocumented #gettyimagesnews

A post shared by John Moore (@jbmoorephoto) on

El fotógrafo capturó la conmovedora imagen que ya le ha dado la vuelta al mundo el 12 de junio de 2018 en el sur de Texas, en un territorio conocido como Rio Grande, en la frontera que colinda entre México y Estados Unidos.

En la imagen se puede apreciar perfectamente el temor de la pequeña niña migrante, quien lloraba por la detención de su madre. (Si bien recordamos la caravana migrante recorrió el Salvador, Guatemala y México en un mes)

Moore es fotoperiodista de Getty Images y relató que esa noche pudo ver en los ojos de la niña “que tenían miedo, porque era tarde y seguramente estaban en una situación inusual para la mayoría de ellos”, no obstante aseguró que en su presencia, los elementos de la Guardia de Fronteras “trataron bastante bien” a aquellos migrantes.